COMPARTIR

Neurología

Diagnósticos precisos y oportunos con la mejor tecnología

Trastornos del Espectro Autista (TEA)

Afectan la comunicación y conducta

 

El trastorno del espectro autista (TEA) es una gama de trastornos complejos del neurodesarrollo, caracterizado por impedimentos sociales, dificultades en la comunicación, y patrones de conducta estereotípicos, restringidos y repetitivos.

La característica distintiva del TEA es la interacción social deficiente. Las personas a cargo del niño generalmente son los primeros en notar los síntomas. Algunos pueden ser:

  • Un bebé que se muestra indiferente a las personas, o que se enfoca intensamente en un objeto hasta excluir a los otros durante largos períodos de tiempo.
  • Un niño que se desarrolla normalmente y luego se retrae y se vuelve indiferente a la actividad social.
  • Un niño que no responde a su nombre y con frecuencia evita el contacto visual con otras personas.
  • Tiene dificultad para interpretar lo que los demás están pensando o sintiendo porque no pueden entender las pautas sociales, como el tono de voz o las expresiones faciales,. No observan las caras de las otras personas para ver las pautas de conducta adecuada.
  • No comprenden el concepto de empatía.
  • Pueden tener movimientos repetitivos como mecerse y dar vueltas, o conductas autoabusivas como morderse o golpearse la cabeza.
  • Tienden a hablar después que los otros niños y pueden referirse a sí mismos por su nombre en lugar de "Yo" o "mí." 
  • No saben jugar interactuando con otros niños.
  • Algunos hablan como "cantando" sobre ciertos temas, sin importarles los intereses de la persona con la que están hablando.

El trastorno autista es la forma más grave dentro de este conjunto de condiciones. Otras afecciones a lo largo del espectro incluyen una forma más leve conocida como síndrome de Asperger, una afección rara llamada síndrome de Rett, el trastorno de desintegración infantil y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Aunque los TEA varían significativamente en carácter y gravedad, se produce en todos los niveles socioeconómicos. Los hombres tienen cuatro veces más probabilidades de tener TEA que las mujeres.

La edad promedio en que los padres notan algo raro en el desarrollo de sus hijos es alrededor de los 18 meses, y menos del 10 % son diagnosticados en la primera consulta. La edad promedio del diagnóstico es 4 años.

Consulta de inmediato a su médico si notas alguno de los siguientes signos en tu bebé:

  • No balbucea a los 12 meses
  • No dice ninguna palabra a los 16 meses
  • No dice frases espontáneas de 2 palabras a los 24 meses
  • Pierde lenguaje o habilidades sociales en los primeros años de vida
  • No responde a su nombre
  • No responde a estímulos sociales

Origen de los TEA

No hay un consenso acerca de qué causa los TEA, pero es probable que tenga qué ver con la genética, así como con el ambiente. También existe la teoría de que estos pacientes tienen niveles anormales de ciertos neurotransmisores en el cerebro.

Aunque no existe una cura para los TEA, en muchos niños los síntomas mejoran con el tratamiento y la edad. Las personas con TEA generalmente continúan necesitando apoyo a lo largo de su vida, pero muchos son capaces de trabajar exitosamente y vivir independientemente o dentro de un ambiente con apoyo.

La mayoría de los médicos están de acuerdo con que cuanto antes sea el diagnóstico, las probabilidades de mejorar la calidad de vida son mayores.

Tratamiento

Los tratamientos se realizan básicamente con el apoyo de las siguientes herramientas:

  • Terapiasconductuales educativas: su objetivo es ayudar a los niños a desarrollar habilidades sociales y del lenguaje. El asesoramiento familiar para los padres y los hermanos ayuda a las familias a vivir con un niño con TEA.
  • Medicamentos: Los médicos podrían recetar medicamentos para el tratamiento de síntomas específicos relacionados.
  • Otras terapias: recomendadas por tu médico específicamente para el caso de determinado paciente.

Si tienes dudas acerca del desarrollo de tu bebé, o algo te parece extraño o anormal, te recomendamos atender de inmediato y descartar trastornos del desarrollo. En caso de obtener un diagnóstico positivo para alguno de los TEA, lo mejor que puedes hacer es brindar atención de manera oportuna, en beneficio del paciente.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA