COMPARTIR

Neurología

Diagnósticos precisos y oportunos con la mejor tecnología

Esclerosis Múltiple

Investigaciones indican que la razón parece estar en el sistema inmunológico

 

La esclerosis múltiple es un padecimiento que afecta al Sistema Nervioso Central, ocasionando que la mielina, sustancia que recubre las neuronas y los nervios, se desgaste, dañando o interrumpiendo así la transmisión de mensajes entre ellas. Por ello, se dice que es una enfermedad "desmielinizante". Esto es algo similar a lo que sucede con los cables eléctricos cuando existe un cortocircuito: la electricidad no llega correctamente a donde debería, y ocurren fallas en el funcionamiento o sistema que se alimenta de dicha corriente.

En el cuerpo de la persona afectada, empiezan a alterarse funciones motrices, visuales, o cualquier otra relacionada con el sistema nervioso central.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de acuerdo con el área del sistema nervioso afectada por la esclerosis:

  • Uno de los primeros síntomas puede ser el hormigueo
  • Disminución de la sensibilidad
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Alteraciones en la visión (puede volverse borrosa).
  • Pueden presentarse también mareos, temblores, falta de coordinación, problemas visuales e inestabilidad en la postura.

Los pacientes pueden pasar un tiempo sin síntomas, y de pronto tener una recaída, que puede incluir incontinencia urinaria, deterioro cognitivo, intolerancia al calor (de hecho, exponerse a éste puede empeorar los síntomas), y depresión.

¿A qué se debe la esclerosis múltiple?

No está claro qué provoca la enfermedad, aunque investigaciones indican que la razón parece estar en el sistema inmunológico de la persona afectada, el cual reacciona atacando a la mielina, ya sea por alguna alteración genética, o por virus o bacterias que contribuyen a dicho ataque. Afecta más a las mujeres que a los hombres, y aunque puede ocurrir a cualquier edad, es más probable entre los 20 y los 40 años. Existe cierta predisposición genética, pero estos factores no causan la enfermedad por sí mismos.

Diagnóstico

El proceso de diagnosticar a un paciente con esclerosis múltiple puede ser largo, e incluso el propio paciente podría pensar que está padeciendo ansiedad, o que imagina los síntomas. Sin embargo, no los debe dejar pasar, y es mejor acudir a un especialista en Neurología para platicar acerca de lo que le ocurre.

La observación del paciente por parte de un neurólogo con experiencia en la enfermedad ayuda mucho a tener mayor certeza de su existencia, usando datos clínicos, apoyados en estudios de laboratorio e imagen:

  • Resonancia Magnética: Es importante destacar que ésta no debe ser realizada en pacientes con marcapasos, prótesis de metal o válvulas cardiacas. Comunique a su médico dichas condiciones antes de someterse a este estudio, que sirve para detectar la presencia de lesiones típicas de esclerosis múltiple y es útil para descartar otro tipo de padecimientos.
  • Punción Lumbar: Se obtiene líquido cefalorraquídeo por medio de una punción, con el objetivo de obtener indicadores de anticuerpos que denoten inflamación crónica del sistema nervioso.
  • Potenciales Visuales, Auditivos y Somatosensoriales: Se miden los tiempos de respuesta del paciente a determinados estímulos, de acuerdo con parámetros preestablecidos. 

Tratamiento

El tratamiento de la esclerosis múltiple consiste en dos fases:

Una es el tratamiento de los momentos en que el paciente está manifestando los síntomas. La otra es el tratamiento modificador de la enfermedad, que busca que ésta evolucione de manera más lenta. Antiinflamatorios y moduladores del sistema inmunitario son generalmente los fármacos recomendados. El tratamiento es necesario para evitar recaídas futuras, aunque no se presenten síntomas en un momento. No puede curarse la enfermedad, pero se mejora la calidad de vida del paciente tratando los síntomas y recaídas, y buscando frenar su evolución.

Es importante iniciar un tratamiento tan pronto se presenten síntomas y se confirme el padecimiento. Los pacientes con Esclerosis Múltiple tienen un promedio de vida similar al de la población general, pueden tener hijos, y con los tratamientos actuales el uso de silla de ruedas puede retrasarse si es atendido por un especialista con experiencia. Una alimentación saludable, y controlar el estrés que pueda ocasionar el padecimiento, son de gran apoyo para mantener una buena calidad de vida de los pacientes.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA