COMPARTIR

Neurología

Diagnósticos precisos y oportunos con la mejor tecnología

Epilepsia

Se manifiesta a través de movimientos bruscos del cuerpo

 

La epilepsia es un padecimiento cerebral crónico, que se manifiesta a través de movimientos bruscos del cuerpo, llamados convulsiones. Estos episodios, conocidos como crisis epilépticas, son transitorios, y ocurren debido a que el cerebro, a causa de ciertos cambios, está muy excitable, y envía señales alteradas o excesivas al resto del cuerpo, produciendo cambios en la atención o el comportamiento, y los mencionados espasmos musculares o convulsiones.

Causas

En el 50% de los casos, el origen de la epilepsia es desconocido. Pero también puede ser ocasionada por:

  • Herencia (algunos tipos de epilepsia)
  • Asfixia al momento del nacimiento
  • Infecciones cerebrales (absceso cerebral, meningitis, encefalitis)
  • Traumatismo craneal
  • Enfermedad vascular cerebral (embolia o trombosis)
  • Tumores cerebrales
  • Malformaciones cerebrales congénitas
  • Accidentes cerebro vasculares.

Las crisis epilépticas pueden ser parciales (inician en un punto del cerebro y se van extendiendo, no necesariamente se pierde la conciencia) o generalizadas (desde el principio de la crisis hay pérdida de la conciencia).

Síntomas

Las personas que padecen epilepsia pueden decir que previo al ataque sintieron una especie de hormigueo, o percibieron un olor que realmente no existe, o cambios emocionales. Depende del tipo de crisis que presente el paciente son los síntomas que manifestará.

Diagnóstico

El diagnóstico de la epilepsia es básicamente clínico, esto es, que la experiencia del médico al ver los síntomas e historia clínica del paciente, determina si se trata de un caso de epilepsia. También debe apoyarse en algunas herramientas como un electroencefalograma, una Tomografía Axial Computarizada (TAC), o Resonancia Magnética Craneal.

El electroencefalograma registra la actividad eléctrica de las neuronas, y detecta si existe alguna anormalidad en la misma.

Tratamiento

El tratamiento para la epilepsia puede consistir en alguna de estas opciones:

  • Medicamentos anticonvulsivos: estos fármacos deben ser tomados por períodos largos de tiempo, con el objetivo de evitar la recurrencia de las crisis. Es posible que el médico indique regularmente un seguimiento de los efectos que el medicamento pueda tener en el paciente.
  • Cirugía: es recomendable para aquellos pacientes que no responden a los fármacos.
  • Estimulación Vagal: se utiliza en casos donde no hay lesión evidente. Y es un dispositivo similar a un marcapasos cardíaco, instalado en el cerebro.

Es importante señalar que si una paciente recibe tratamiento con fármacos y buscar un embarazo, deberá informarlo al médico, para ajustar las dosis de medicamentos.

Pronóstico

Una persona que vive con epilepsia puede tener una buena calidad de vida. La mayoría de los pacientes puede vivir de manera totalmente normal, incluso disminuir o eliminar las crisis si utilizan los medicamentos adecuados. Sin embargo, es necesario seguir el tratamiento, ya que de lo contrario puede llevar a un deterioro neurológico.

Primeros auxilios ante una crisis epiléptica

  • Deja que la cabeza de la persona repose en el piso
  • Coloca a la persona de lado para evitar que pueda ahogarse
  • Si la crisis dura más de 5 minutos (o simplemente más de lo que han durado otros episodios), o si ocurren ataques repetitivos, uno tras otro, llama a Urgencias.
  • Una recomendación es que el paciente epiléptico lleve consigo información acerca del padecimiento, así quienes estén cerca de él sabrán cómo actuar en caso de ocurrir una crisis con personas que no conocen cómo manejar la situación.

Prevención de Crisis

  • Continuidad al tratamiento.
  • Evitar desvelarse.
  • Evitar consumo de estimulantes (alcohol, cafeína).
  • Evitar estímulos sonoros o luminosos intensos.
  • Una dieta baja en carbohidratos parece ayudar.

Importante para quienes viven con epilepsia

Es recomendable no realizar actividades que impliquen riesgos mayores, como manejar alguna maquinaria, subir a lugares alto, o nadar, si los episodios no están controlados.

Los pacientes con epilepsia pueden tener una buena calidad de vida, siguiendo con disciplina las recomendaciones de su médico tratante.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA