COMPARTIR

Últimas Noticias

Conociendo el síndrome de Asperger

11  Abril  2013

Hans Asperger, pediatra austriaco, descubrió este mal en 1944 pero la causa exacta de esta condición todavía no se conoce.

El síndrome de Asperger es una manifestación del autismo. Sin embargo, algunas de las características más distintivas de este síndrome es que las personas no presentan retraso cognitivo o del habla, sino que presentan diferentes niveles de habilidades sociales, y en algunos casos, muestran inteligencia por encima del promedio.

Normalmente el Asperger se diagnostica en la infancia, pero existen casos en los que la persona descubre que tiene este trastorno en la adultez.

Que el niño se concentre exageradamente o se obsesione en ciertas cosas, actividades, actitudes o temas, ignorar al mismo tiempo a las personas y al ambiente a su alrededor, suelen ser señales de que se está tratando con una persona con Asperger. Al estar compartiendo su tema de interés con otras personas, fallan en percibir el momento en que los otros pierden interés.

El doctor, José Antonio Infante Cantú, especialista del Instituto de Neurología y Neurocirugía de TecSalud, explica: "Los dinosaurios, las marcas de automóviles y los superhéroes son temas de extremo interés para los niños, y la tendencia obsesiva puede  fastidiar a sus compañeros y aumentar la barrera social".

Otros indicios de este trastorno en un contexto social pueden ser:

  • Dificultades con el habla y/o lenguaje.
  • Su lenguaje corporal está fuera de la norma.
  • Fallan al entender el sarcasmo o el sentido del humor. Toman ciertas expresiones de manera literal.
  • Al hablar no modulan su voz de acuerdo a las emociones o comentarios, sino que su discurso es monótono.
  • No saben identificar la comunicación no verbal como gestos, posturas del cuerpo o expresiones faciales.
  • Sus reacciones emocionales no coinciden con la situación social que se presenta.
  • No toleran el cambio en sus rutinas diarias o rituales.

Es común ver que los niños diagnosticados con Asperger desarrollen Trastorno de Hiperactividad y Déficit de Atención (THDA),  ansiedad o depresión durante su adolescencia.

 

Diagnóstico

No existe una prueba física que diagnostique el síndrome de Asperger, pero un médico siempre tiene que evaluar al niño detenidamente para descartar trastornos o síntomas y llegar al diagnóstico real.

La forma más común para saber si un niño presenta la enfermedad de Asperger es:

  • Contacto visual extraño
  • Retraimiento
  • Ignorar cuando se le habla o llama
  • No puede o quiere usar gestos para señalar, apuntar o mostrar
  • No juega seguido con otros niños y no muestra interés en tener compañeros de juego

Estos síntomas se pueden hacer presentes y notar desde los primeros meses de vida, y se hacen más obvios conforme va creciendo el niño.

El doctor Infante comenta que un factor que orienta al diagnóstico de Asperger es "el empleo de clichés o frases elaboradas escuchadas en películas o programas de televisión, en conversaciones normales. Esto se le conoce como un desorden pragmático y lo hace ver diferente, y puede dificultar sus relaciones sociales". Éste tipo de frases son de interés ya que resulta extraño escucharlas en una conversación normal. Algunos de los ejemplos que el doctor suele escuchar son: "cuanto lo siento" en vez de decir "perdón" y "me retiro a mi habitación" para decir "me voy a mí cuarto". 

 

Terapia

Existen programas para niños con síndrome de Asperger para que estos adquieran y desarrollen habilidades sociales. Muchas de estas actividades se enfocan en la estructura y en la repetición.

Los objetivos de las terapias pueden variar según las necesidades del niño pero normalmente consisten en:

  • Manejo apropiado de sus emociones y comportamientos.
  • Ayuda a los padres a entender el Asperger y reforzar las técnicas aprendidas.
  • Enseñanza del manejo correcto de las diferentes situaciones sociales.
  • Terapia del lenguaje para llevar una conversación más fácilmente.

A pesar de las posibles dificultades sociales que puede presentar el niño diagnosticado con Asperger, el doctor Infante afirma de sus pacientes que "cada uno de ellos esconde habilidades que nunca dejan de sorprenderme".

 
Contáctanos
Instituto de Neurología y Neurocirugía
Teléfono: (81) 8888.0675

BUSCA TU ESPECIALISTA