COMPARTIR

Centro de Medicina Vascular

Talento humano, conjugado con la más moderna tecnología

Artículos de Salud

¿Sabes cómo es y cómo funciona tu corazón?

29  Septiembre  2017

Dr. Carlos Jerjes  Sánchez Díaz .  Especialista en Cardiología.

¿Te has preguntado cómo logra latir el corazón incansablemente, desde que nacemos hasta el último día de nuestra vida? El corazón está formado por un conjunto de cavidades y válvulas que realizan una repetida y sincronizada operación de bombeo de sangre, lo cual sucede un promedio de sesenta a noventa  veces por minuto, frecuencia que puede variar de acuerdo al estado en que se encuentre el organismo (ejercicio o o reposo).

Las cavidades del corazón se dividen en aurículas (en la parte superior) y ventrículos (en la parte inferior), y de cada una de estas cavidades existen la derecha y la izquierda: aurícula derecha, ventrículo derecho, aurícula izquierda, ventrículo izquierdo. Cada aurícula se conecta con el ventrículo correspondiente a su lado por medio de válvulas, que aseguran la correcta dirección del flujo sanguíneo e impiden que retroceda, y entre ambos lados -corazón izquierdo y corazón derecho- existen dos paredes llamadas tabique interventricular y tabique interauricular, que separan ambas aurículas y los dos ventriculos.

El lado derecho del corazón se encarga de mandar la sangre hacia los pulmones, para poder recargarla de oxígeno. El lado izquierdo, el más fuerte, debe bombear la sangre oxigenada con suficiente fuerza para que ésta llegue a todos los rincones del cuerpo.

Un latido dura aproximadamente unas ocho décimas de segundo, tiempo en el que la sangre debe entrar al corazón por las aurículas, y pasar a los ventrículos en un movimiento de contracción - relajación (sístole - diástole) que debe producirse a intervalos regulares. Cuando este ritmo se afecta, se dice que la persona tiene una arritmia. Si el corazón tiene problemas con el ritmo de los latidos, puede decirse que tiene una bradicardia (menos de 60 latidos por minuto), si el ritmo es lento, y taquicardia (más de 90 latidos por minuto), si es más rápido de lo considerado normal.

Mientras tanto, la sangre se mueve por el cuerpo siguiendo el ritmo marcado por el corazón. Este movimiento produce una vibración en las arterias, y es lo que conocemos como pulso. El ritmo normal de un adulto sano es de sesenta a noventa pulsaciones por minuto, pero esto puede variar de acuerdo con la actividad y las emociones de la persona.

En el lado derecho del corazón tenemos un "marcapasos" natural, una estructura que se encarga de emitir un impulso eléctrico que se transmite al resto de la estructura para mantenerlo latiendo: es el nódulo sinusal o sinoauricular. Ésta es la estructura que se estimula con desfibriladores automáticos cuando el corazón se detiene súbitamente o presenta irregularidades graves en su ritmo, buscando ayudarle a recuperar la cadencia regular de los latidos.

Un corazón puede llegar a latir unos tres mil millones de veces en una vida promedio. Gracias a su trabajo, y al transporte de oxígeno y de nutrientes que requerimos para vivir pueden llegar hasta los capilares más pequeños, permitiendo así el funcionamiento normal del organismo. Es importante tomar medidas de prevención para que nuestro corazón funcione adecuadamente a lo largo de nuestra vida. Una dieta saludable y ejercicio regular son básicos para prevenir la obstrucción de arterias, lo cual pudiera ocasionar un infarto al miocardio poniendo en grave peligro la vida de una persona.

Ahora ya conoces mejor el gran esfuerzo que realiza tu corazón sin parar, todos los días de tu vida. La mejor manera de agradecérselo es cuidándolo en todo momento. 

Contacto
Instituto de Cardiología y Medicina Vascular
Teléfono: (81) 8888.0500

BUSCA TU ESPECIALISTA