COMPARTIR

Centro de Esclerosis Múltiple y Enfermedades Neuroinmunes

Atención de excelencia y calidad en modernas instalaciones

Preguntas frecuentes

Estamos para resolver tus dudas

1. ¿Qué es la esclerosis múltiple?

La EM es una enfermedad inflamatoria en donde células blancas, que luchan contra infecciones, entran al sistema nervioso central y causan daño al afectar la mielina (sustancia que recubre a las neuronas), y las fibras nerviosas de éstas. Este daño es responsable de la discapacidad irreversible que se incrementa con el tiempo.

La Esclerosis Múltiple (EM) afecta al cerebro, cerebelo, nervios ópticos y médula espinal, alterando diversas funciones como la visión, sensibilidad, fuerza, coordinación motora, marcha, funciones mentales, memoria, función de esfínteres y sexualidad.

2. ¿Cuáles son los síntomas de la EM?

La EM varía de persona a persona, por lo que no hay un conjunto estándar de síntomas, aunque algunos de ellos incluyen:

  • Entumecimiento u hormigueo en varias partes del cuerpo
  • Dificultades para caminar, desequilibrio, torpeza, falta de coordinación y temblor
  • Debilidad de una o más partes del cuerpo
  • Fatiga
  • Visión borrosa, pérdida de visión y ocasionalmente, visión doble
  • Mareo
  • El fenómeno de Lhermitte, un síntoma en el que las personas sienten hormigueo eléctrico o descargas en la espalda, los brazos o las piernas cuando doblan el cuello hacia adelante
  • Síntomas urinarios, como indecisión al intentar orinar, o una sensación de urgencia
  • Deterioro de la memoria
  • Disfunción sexual

3. ¿Cómo se diagnostica la EM?

La EM a menudo es difícil de diagnosticar porque no hay una prueba única o específica. Un neurólogo con experiencia realiza un examen que incluye una serie de criterios clínicos, además de estudios de laboratorio e imagen, todo englobado en lo que se conoce como criterios diagnósticos elaborados por McDonald en 2017, para poder establecer un diagnóstico clínico por no existir una prueba diagnóstica que sea especifica. En la mayoría de los casos, hay un historial de síntomas neurológicos que van y vienen a través de los años.

Se diagnostica por exclusión de otros padecimientos del cerebro, es decir, a través de algunos o todos los siguientes procedimientos:

  • Historial médico en donde se analicen signos y síntomas.
  • Examen neurológico exhaustivo para detectar problemas con la médula espinal o el cerebro.
  • Pruebas llamadas "potenciales evocados", que miden la respuesta del sistema nervioso central frente a estímulos específicos (ruido, imágenes, estímulos sensitivos).
  • Resonancia Magnética (RM), cuyas imágenes pueden mostrar áreas de anormalidad en el cerebro o médula espinal.
  • Punción lumbar para el estudio de producción de globulinas en el líquido cefalorraquídeo es una prueba recomendada en todos los pacientes.
  • Exclusión de otras enfermedades desmielinizantes que pueden confundir el diagnóstico. 

4. ¿Quién puede desarrollar EM?

Cualquier persona puede desarrollar EM. En general, ocurre en personas entre los 20 y 50 años, pero también se presenta, en menor proporción, en otros grupos de edad. Las mujeres son de dos a tres veces más propensas a desarrollar EM, y la discrepancia en género se ha ido incrementando en los últimos 50 años.

Estudios científicos demuestran que hay factores genéticos de predisposición en el desarrollo de la EM, pero no hay evidencia de que sea directamente hereditaria.

Factores ambientales como niveles bajos de vitamina D y fumar también se asocian a un mayor riesgo de la EM.

5. ¿Cuál es la causa de la EM?

La causa es desconocida. Actualmente no existe una causa única a la cual se pueda atribuir la EM, sino que es un conjunto de factores de predisposición genéticos y ambientales, posiblemente virales. A pesar de que la causa es desconocida, también se sugiere que puede haber un agente infeccioso involucrado en el desencadenamiento de la EM. Algunos datos al respecto del origen de la EM son:

  • El gemelo idéntico de una persona con EM, que comparte prácticamente todos los mismos genes, únicamente tiene probabilidad de uno en cuatro de desarrollar la enfermedad, lo que sugiere que están involucrados factores distintos a la genética. Por otra parte, sólo el 10% de las personas afectadas en el mundo son familiares entre ellos
  • Los datos de estudios epidemiológicos (aquéllos que analizan los factores geográficos, socioeconómicos, genéticos y de otro tipo que pueden contribuir a quiénes desarrollan EM) sugieren que la exposición a un agente infeccioso puede estar relacionado con el desarrollo la enfermedad.
  • Entre el 90 y el 95 por ciento de las personas con EM tienen presencia en el fluido espinal de partículas virales.
  • Varios estudios sugieren que el Virus Epstein-Barr (VEB) está involucrado en el desarrollo de la EM, ya que en pacientes con diagnóstico de EM se han descubierto anticuerpos para este virus.
  • Hay personas que son genéticamente más susceptibles a sensibilidades ambientales que pueden desencadenar un brote de EM.

6. ¿Qué es un brote?

Un brote o recaída, es la presentación de nuevos síntomas. Es la forma de presentación del primer síntoma y de los subsecuentes, los cuales remiten por periodos de tiempo variables. Por lo general son diferentes en cada paciente, dependiendo del área del sistema nervioso en donde ocurra la inflamación.

Estos síntomas remiten espontáneamente o por efecto del tratamiento, pero dejan una cicatriz o daño. Éstos se van sumando gradualmente a otros brotes, y son la razón por la cual aparece una discapacidad al paso del tiempo.

7. ¿Cuántos tipos de EM existen?

La forma "recurrente-remitente" es la forma más común de EM, representa el 90 por ciento de los casos, y de éstos, aproximadamente la mitad van a entrar en una fase progresiva secundaria después de 10 a 15 años de iniciada la enfermedad.

La otra forma de EM, que representa el 10% de los pacientes, es la forma "progresiva primaria", en la que sólo existen ocasionalmente recaídas y se asocia a un deterioro progresivo.

En ambas formas existe inflamación y degeneración del sistema nervioso, sin embargo, en la forma "progresiva primaria" esto ocurre desde el principio, y en la otra ("recurrente-remitente"), aparece tardíamente. Existen formas con menor grado de actividad que otras, y es importante señalar que el término "esclerosis múltiple benigna" no existe.

8. ¿Fumar afecta la EM?

En general fumar no es un buen hábito para la salud, debido a que incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades cardiopulmonares. En el caso particular de la EM, el humo del tabaco ocasiona inflamación de las vías respiratorias, llevando así a una activación de células blancas del sistema inmunológico, directamente relacionadas con la aparición de la EM.

9. ¿Cuáles enfermedades se parecen a la EM?

Son muchas las enfermedades que se pueden confundir con la EM. En los criterios diagnósticos médicos de la EM se debe seguir una cuidadosa metodología y aplicación de pruebas diagnósticas para excluir otras enfermedades. La más común es la enfermedad de Devic o neuromileitis óptica, que fue confundida con EM por muchos años, sin embargo, existe una prueba para confirmar o descartar dicho diagnóstico.

Muchas otras enfermedades autoinmunes y vasculares que producen desmielinizacion pueden confundirse con EM por no acudir a revisión médica con un neurólogo con experiencia en este tipo de padecimientos.

10. ¿Por qué es importante el tratamiento temprano?

Diversos estudios clínicos han mostrado que los pacientes que reciben un diagnóstico temprano y son tratados inicialmente tienen un mejor pronóstico a largo plazo, ya que el daño acumulado ocasionado por la EM es irreversible y es responsable de la discapacidad.

Sin embargo, todos los pacientes son candidatos para recibir tratamiento, independientemente de la etapa en que se encuentren.

11. ¿Qué se puede hacer para tratar la EM?

El neurólogo es el médico especialista que debe tratar esta enfermedad. La recomendación es acudir a un centro de atención especializada e integrada, que cubra todas las necesidades de diagnóstico, tratamiento biológico o farmacológico, nutrición y rehabilitación. Cada paciente debe de ser evaluado individualmente con todas las pruebas diagnósticas necesarias, para saber qué tipo de tratamiento es el más adecuado para su caso particular.

12. ¿Cuál es la epidemiologia de la EM en México?

La prevalencia en México se estima entre 18 y 20 casos por cada 100,000 habitantes, es decir, que existen mas de 20,000 pacientes en la República Mexicana y muchos aún sin diagnosticar. Las poblaciones del norte de México tienen una prevalencia mayor que el sur del país debido al componente genético de la población que le confiere mayor susceptibilidad a desarrollar la enfermedad.

Las poblaciones del norte de Estados Unidos, Canadá y Europa, tienen prevalencias  mayores a 100 casos por cada 100,000 habitantes.

Teléfono directo: 8888.0675

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA