COMPARTIR

Artículos de Salud

Suicidio en jóvenes: ¿Cómo prevenirlo?

10  Octubre  2019

Dra. Melina Angulo.  Especialista en Psiquiatría de la infancia y del adolescente.

El suicidio es un problema serio en personas jóvenes en nuestra sociedad: es la tercera causa de muerte entre los 5 y los 24 años de edad.

No siempre es posible estar preparado. Algunos menores intentan lastimarse de manera impulsiva ante sentimientos de tristeza, enojo o frustración. Sin embargo, la mayoría medita con detenimiento la posibilidad del suicidio, ante sentimientos crónicos de estrés, baja autoestima, tensión, duelo, entre otros.

La mayoría de los jóvenes que consideran que ésta es la solución a sus problemas tienen un padecimiento de salud mental, siendo el más frecuente la depresión. El suicidio siempre es prevenible, y la depresión es siempre tratable.

¿Cómo saber si alguien cercano está en riesgo?

Lo primero es reconocer y diagnosticar entidades como la depresión para poder desarrollar un plan de tratamiento satisfactorio para los jóvenes y sus familias. 

El trastorno depresivo mayor puede incluir:

  • Tristeza crónica
  • Cambios en el patrón de sueño y apetito
  • Aislamiento
  • Baja en el desempeño escolar

Además, otros factores de riesgo incluyen:

  • Historia familiar de suicidio
  • Maltrato
  • Impulsividad
  • Comportamiento agresivo
  • Acceso a armas
  • Bullying
  • Desesperanza
  • Duelo

También pueden expresarse curiosidad o preocupación intensa por la muerte o morir, comentarios como “desearía estar muerto”, “ya no quiero ser un problema”, “ya no estaré aquí mucho tiempo”.

Otras conductas que llaman la atención son la evitación por planear o hablar del futuro, y deshacerse de posesiones importantes para él o ella.

Hablar sobre estos temas puede ser incómodo y difícil, sin embargo, es importante hacerlo. Al preguntar acerca de sentimientos de tristeza, pensamientos de muerte o de daño, no se le está dando ideas a los jóvenes (como algunas veces se podría pensar).

Cuando se hacen preguntas a los jóvenes acerca de cómo se sienten, se está mostrando interés por conocer sus problemas y por apoyarlos para que puedan encontrar mejores soluciones que el acto de lastimarse. 

Los padres, maestros y amigos de quienes han hablado de suicidio deben siempre buscar la seguridad de estas personas. Ante la sospecha de riesgo suicida debe realizarse de forma inmediata una evaluación por un profesional calificado de la salud mental. 

Contacto:
Instituto de Neurología y Neurocirugía
Teléfono: 81.8888.0677

BUSCA TU ESPECIALISTA