COMPARTIR

Artículos de Salud

Mitos y realidades sobre la genética y el cáncer de mama

28  Junio  2018

Dra. Dione Aguilar y Méndez.  Especialista en Genética Clínica.

Con el uso de internet y la facilidad de obtener e intercambiar información de manera instantánea, hoy en día tenemos acceso a datos que no siempre son precisos y verdaderos, lo cual genera miedo, sobre todo al tratarse de cuestiones de salud. A continuación hablaremos acerca de algunos de los mitos más comunes en cuanto al cáncer de mama.

Mito: sólo mujeres con antecedentes familiares tienen riesgo de padecerlo.

Realidad: 10% de los casos tienen predisposición genética, mientras que el 90% no lo tienen. Lo que es cierto es que tener familiares de primer grado (madre, hermanas, o hijas) con cáncer de mama diagnosticado antes de la menopausia duplica el riesgo.

La recomendación para estos casos es acudir con un especialista en genética para evaluación individualizada del riesgo

Mito: los antecedentes por línea paterna no son tan importantes como los de línea materna.

Realidad: Tenemos dos copias de cada gen, una heredada de cada progenitor. Los antecedentes paternos y maternos tienen la misma importancia. La cuestión es que si se tiene o se tuvo una estructura familiar limitada (por ejemplo, un padre sin hermanas, o muertes de mujeres a edades jóvenes), esto puede enmascarar una predisposición familiar por línea paterna.

Mito: el cáncer de mama no se desarrolla en mujeres jóvenes.

Realidad: de 15 a 20% de las mujeres diagnosticadas con este padecimiento tienen 40 años o menos. Si un nódulo mamario persiste, lo mejor es solicitar una segunda opinión médica, y es importante descartar un componente genético y potencialmente heredable.

Mito: el cáncer de mama sólo se presenta en mujeres.

Realidad: aunque la mayoría de los casos se presentan en mujeres, debes saber que los hombres también tienen glándulas mamarias, y poco menos del 1% desarrollan cáncer de mama. Los hombres portadores de mutación en genes BRCA1 o BRCA2 tienen 10% de riesgo de desarrollar cáncer de mama, además de cáncer de próstata.

 Mito: aquellas mujeres con alto riesgo de cáncer de mama pueden hacer poco para prevenirlo.

Realidad: es importante conocer el riesgo individual, y una vez que éste se conozca, hay que discutir con el médico opciones de vigilancia, así como la conveniencia de quimioprevención y cirugías preventivas individualizadas. Recuerda que el diagnóstico temprano se basa en autoexploración, exploración médica y estudios de imagen. Algunos factores que ayudan a reducir el riesgo de que se presente este padecimiento son la lactancia, evitar el consumo de alcohol y tabaco, hacer ejercicio regular y tener un peso saludable.

Mito: si el cáncer es hereditario en mi familia, yo también tendré cáncer.

Realidad: en una misma familia se puede desarrollar cáncer por compartir conductas que aumentan el riesgo y no por compartir genes (mutación). Algunas de ellas son fumar, tener una alimentación poco saludable, y el sedentarismo. Evitar estas conductas ayuda a reducir el riesgo, incluso en portadores de mutación.

Mito: los estudios genéticos son caros.

Realidad: el peor diagnóstico de cáncer es el que se hace en etapas avanzadas. La tecnología actual "secuenciación de siguiente generación" permite estudiar de forma simultánea múltiples genes accionables. El seguimiento se basa en lineamientos internacionales, y permite identificar candidatos a terapia génica.

Existen otros mitos relacionados con este padecimiento. Es importante recordar que:

  • Los teléfonos móviles NO causan cáncer, ya que la energía de radiofrecuencia que utilizan NO altera nuestro ADN material genético.
  • Tampoco es cierto que el azúcar empeora el cáncer, ni aumenta el tamaño ni en el número de células del cáncer. Lo que sí es verdad es que se recomienda evitar obesidad.
  • Tampoco existe evidencia de que el uso de desodorantes y otros productos de cuidado personal favorezcan el desarrollo de cáncer en mujeres jóvenes. 

La información correcta nos permite vivir con más tranquilidad, y tomar las medidas adecuadas para disminuir las posibilidades de desarrollar cáncer de mama. Si tienes dudas acércate a tu médico, y asegúrate además de llevar tus controles anuales para detectar a tiempo cualquier irregularidad.

Contacto:
Centro de Cáncer de Mama
Teléfono:  (81) 8888.0224

BUSCA TU ESPECIALISTA