COMPARTIR

Artículos de Salud

Hábitos que afectan el embarazo y cuidados esenciales de la mujer embarazada

16  Diciembre  2016

Dr. Héctor Alejandro Moreno Plata.  Especialista en Ginecología y Obstetricia, Medicina Materno-Fetal.

Existen muchos elementos que pueden afectar la salud en el embarazo, por lo tanto es importante que la mujer conozca estos hábitos y establezca previamente los cuidados necesarios si planeas tener un hijo.

¿Qué hábitos hay que evitar?

El tabaquismo es uno de los peores hábitos para la salud en general y especialmente durante el embarazo. Cuando la mujer se expone a sustancias como la nicotina y el alquitrán (ambos contenidos en el cigarro) provoca que el bebé reciba menos oxígeno y nutrientes, lo cual afecta significativamente a su desarrollo. Algunas de las sustancias contenidas en el tabaco se consideran cancerígenas.  Los problemas más comunes que se pueden presentar en el embarazo asociados al tabaquismo son parto prematuro y bajo peso al nacer. Muchos de estos bebés presentan mayores probabilidades de tener asma, cólicos y obesidad en la niñez.

Se recomienda dejar de fumar antes del embarazo para gozar de mejor salud y eliminar factores de riesgo durante el embarazo. Existen muchos productos con los cuales las personas quieren sustituir la nicotina como chicle, parche de nicotina o medicamentos recetados, pero dichos productos deben ser utilizados con precaución durante el embarazo debido a que aún no se conocen con precisión las consecuencias de estos productos durante este estado.

El alcohol es otra de las sustancias que se deben eliminar durante el embarazo. El hígado del bebé en desarrollo es incapaz de metabolizar adecuadamente el alcohol y esto conlleva a que el bebé en desarrollo pueda ser seriamente afectado. Uno de los trastornos que se producen debido a estas prácticas es el síndrome de alcohol fetal (FAS, por sus siglas en inglés) este trastorno provoca  problemas en el desarrollo, problemas mentales o del comportamiento.

Esto se presenta en embarazos en los que la madre bebe mucho y que sigue bebiendo después del embarazo y aunque la madre no consuma "tanto" alcohol aun así pueden presentarse problemas de aprendizaje y comportamiento a largo plazo. No existe una cantidad mínima  de alcohol que se considere segura durante el embarazo. La mujer embarazada no debe consumir ni una sola copa de alcohol.

Las embarazadas deben tener especial cuidado con las mascotas. Uno de los principales riesgos es contraer toxoplasmosis, una infección causada por un parásito y que se puede adquirir al tener contacto con el excremento de los gatos, aunque esta infección también se puede contraer al comer carnes poco cocidas, en particular la carne de cerdo, cordero o venado. Cabe señalar que el tener gatos en casa o convivir con gatos, no incrementa el riesgo de padecer toxoplasmosis, el riesgo se presenta al manipular el excremento de los gatos, por lo que se recomienda que la mujer embarazada sea sumamente cuidadosa en el manejo del arenero o que preferentemente sea otra persona quien se encargue de esa actividad si se tienen gatos en casa.

Cuidados durante el embarazo

La mayoría  de las complicaciones derivadas del embarazo se pueden prevenir con los cuidados adecuados, lo cual ayuda a que el bebé se desarrolle y mantenga saludable. Las consultas de control prenatal constituyen la actividad más importante para tener un embarazo saludable. Los objetivos del control prenatal son identificar factores de riesgo en el embarazo, promover estilos de vida saludables en la mamá, identificar oportunamente complicaciones del embarazo y tratar las complicaciones que la madre o el bebé en desarrollo presenten durante la gestación.

Dentro de las consultas de control prenatal se realizarán exámenes periódicos de sangre y orina para identificar oportunamente algunas condiciones como diabetes gestacional, anemia e infecciones, entre otras.

Se recomienda que se realicen tres ultrasonidos durante el embarazo. El ultrasonido de primer trimestre permite establecer con precisión la edad gestacional y hacer un examen general de la estructura del bebé. También permite conocer el riesgo de que el bebé en desarrollo esté afectado por enfermedades cromosómicas (como el Síndrome de Down), establecer el riesgo de padecer preeclampsia (presión alta), conocer el riesgo de que el bebé tenga un crecimiento inadecuado durante el embarazo (restricción del crecimiento) y conocer el riesgo de tener un parto prematuro antes de los 8 meses de embarazo. Este estudio se debe realizar entre las 11 y 14 semanas de gestación.

El ultrasonido de segundo trimestre permite evaluar detalladamente la anatomía del bebé en desarrollo y permite identificar la mayoría de las malformaciones que pudieran estar presentes. Se evalúa la posición de la placenta y la cantidad de líquido amniótico. Se recomienda que se realice entre las 20 y 22 semanas de gestación. El ultrasonido de tercer trimestre permite evaluar crecimiento y desarrollo de los bebés, se hace una revaloración de la anatomía fetal para detectar alteraciones que sean evolutivas o de aparición tardía, y se vuelve a valora la placenta y el líquido amniótico. Se recomienda realizarlo entre las 32 y 34 semanas de gestación.

La manera más eficaz para tener un buen embarazo es ser una madre sana, que preste atención a las prácticas adecuadas durante el embarazo y reconozca cuales son los factores de riesgo durante el desarrollo. De esta manera la futura mamá podrá implementar estilos de vida saludable que le permitan, junto con su médico, cumplir con el objetivo de todo embarazo: tener al final a una madre sana con un bebé sano en sus brazos.

Instituto de la mujer
Teléfono: (81) 8888.0625

BUSCA TU ESPECIALISTA