COMPARTIR

Artículos de Salud

Coronavirus y aislamiento: cómo sobrellevar la estancia en casa

19  Marzo  2020

Dra. Paola Reynoso.  Especialista en Salud Pública.

Quedarte en casa, aún y cuando no tengas la enfermedad

Recuerda que, a menos que sea porque tengas síntomas respiratorios, quedarte en casa también tiene qué ver con frenar la propagación del virus. A más gente en la calle, más personas enfermas, y mayor riesgo para las poblaciones vulnerables. 

Un aspecto importante durante este período es controlar el acceso a la información que nos llega por todos lados. En redes sociales y medios de comunicación tradicionales prácticamente no se habla de otra cosa, y esto puede generarte ansiedad, preocupación o miedo, relacionados con: 

  • Tu propia salud.
  • La incomodidad de que otros sientan necesidad de aislarse de ti, en caso de que presentes algún síntoma.
  • Las preocupaciones derivadas de ausentarte de tu trabajo, o los problemas económicos que la situación podría acarrear.
  • La necesidad de asegurar que cuentas en casa con lo necesario mientras dure la contingencia: alimentos y productos de limpieza, por ejemplo.

Algunas emociones que puedes esperar que se deriven de esta situación son:

  • Incertidumbre acerca del futuro
  • Frustración
  • Sensación de enojo
  • Ambivalencia acerca de lo que está sucediendo
  • Desesperanza, cambios en el apetito, o problemas para dormir
  • Síntomas de estrés post traumático: pesadillas, sentir irritación a la mínima provocación, cambios de humor repentinos
  • Deseo de consumir alcohol, u otras sustancias que pueden representar riesgo, para aliviar la situación
Como puedes ver, es hasta cierto punto normal reaccionar con ansiedad ante las circunstancias que estamos viviendo, pero es muy importante asumir una responsabilidad personal en nuestro auto cuidado:
  • Comprende que el riesgo es real, y que por eso la mejor opción es permanecer en casa durante el tiempo que indiquen las autoridades.
  • Mantén contacto con las personas que aprecias: no tienes que ir a su casa, aprovecha la tecnología y platica de otros temas que no sean los problemas de salud.
  • Otra manera de aprovechar la tecnología es buscando alguna clase de ejercicio en línea, o aprovechar recorridos virtuales de museos y galerías en diversos lugares del mundo.
  • Mantén la calma para evitar discusiones con otros miembros de tu familia: todos están fuera de su zona de confort, tengan paciencia.
  • Piensa que permanecer en casa es tu aportación personal para que todo esto pase más rápido, y podamos, como sociedad, volver a la normalidad lo antes posible.

Que no te desespere ni te angustie el encierro: pon a funcionar tu creatividad, y busca en familia actividades que fomenten la unión y convivencia. ¡Recuerda que esto también pasará!

Quedarse en casa... ¿Y ahora qué?

Ir a página de COVID-19.

BUSCA TU ESPECIALISTA