COMPARTIR

Artículos de Salud

Cerebro: la asombrosa computadora humana

22  Julio  2019

Dr. José Antonio  Infante Cantú .  Especialista en Autismo, Epilepsia, Neurología Pediátrica.

El cuerpo humano es en general, una máquina maravillosa. Realiza funciones que nos mantienen sanos y vivos día tras día. El gran coordinador de todas nuestras funciones es el cerebro, un órgano que no deja de sorprender a los médicos por la cantidad de actividades que suceden gracias a él, y la manera en que éstas se dan. Con una textura gelatinosa, y un peso de aproximadamente kilo y medio, el cerebro está dividido en diferentes partes, cada una con una función particular:

  • Lóbulo frontal, ubicado detrás de la frente, y encargado de funciones como la imaginación, la planificación y el comportamiento.
  • Lóbulo parietal: ubicado detrás del frontal, procesa mensajes relacionados con el tacto, el gusto y la temperatura.
  • Lóbulo temporal: se encuentra detrás de cada sien, ayuda en el proceso auditivo, comprensión del lenguaje, memoria y emociones.
  • Lóbulo occipital: ubicado en la parte posterior de la cabeza, y encargado de procesos visuales.

El cerebro está envuelto en tres capas protectoras llamadas meninges, y por medio de la médula espinal, una especie de "cuerda" que va de la base del cerebro hasta la parte baja de la espalda, que envía y recibe mensajes de todo el organismo y permite el movimiento de nuestras extremidades. Además, el cerebro tiene otras estructuras ubicadas en los diversos lóbulos, indispensables para realizar sus funciones:

  • Cerebelo: éste se encarga de coordinar funciones como el equilibrio, movimiento, coordinación y adquisición del lenguaje
  • Tálamo: envía y recibe información de los diferentes órganos de los sentidos.
  • Hipotálamo: es una glándula que controla funciones vitales como el sueño, la sensación de sed, la temperatura.
  • Hipocampo: ayuda en cuestiones de memoria y aprendizaje
  • Hipófisis: se encarga de liberar hormonas, y estar en contacto con órganos relacionados con las mismas, como los ovarios, testículos, glándulas suprarrenales, tiroides.
  • Tronco encefálico: aquí se encuentra el bulbo raquídeo, el cual controla actividades que el cuerpo realiza de forma automática, tales como respirar, tragar, parpadear, frecuencia cardíaca.

La corteza cerebral es una capa externa que permite almacenar mucha información importante del cuerpo. Recibimos toda la información del mundo exterior por medio de nuestros sentidos, y para lo que sucede dentro de nuestro cuerpo tenemos mecanismos de aviso o defensa como el dolor, la inflamación y diversos síntomas que nos alertan si algo necesita nuestra atención. El cerebro se encarga de procesar todos estos datos, y darles un lugar ya sea en nuestra memoria, en nuestras actividades diarias, o bien, si es información que no nos sirve, desecharla.

Las células cerebrales, las neuronas, se encargan de mover toda esta información por medio de contactos entre ellas conocidos como sinapsis. Hasta hace unos años se creía que las neuronas no se regeneraban. Hoy se sabe que sí se regeneran, y que la plasticidad del cerebro es sorprendente, permitiendo así que superemos situaciones emocionales difíciles, problemas físicos graves donde nuestro cerebro compensa funciones en ausencia de algún miembro o dificultades en ciertos órganos, o simplemente que conservemos de por vida nuestra capacidad de aprender cosas nuevas.

Cuando el cerebro se enferma

Sin embargo, el cerebro, como cualquier órgano, puede enfermarse. Problemas de salud mental, como la depresión o la esquizofrenia, pueden estar relacionados con desbalances químicos. Los accidentes cerebrovasculares son hemorragias en la zona cerebral que pueden afectar las funciones del cuerpo. Asimismo, la degeneración de este órgano y sus células (enfermedad de Alzheimer, así como otras demencias), también deterioran paulatinamente el funcionamiento general del organismo. La buena noticia es que algunos de estos padecimientos pueden prevenirse llevando un estilo de vida saludable.

Cuidar nuestras emociones, así como nuestra dieta y hábitos generales de vida, nos permitirán disminuir significativamente el riesgo de que nuestro cerebro sufra las consecuencias, para tener una buena calidad de vida independientemente de nuestra edad.

Contacto
Instituto de Neurología y Neurocirugía
Teléfono: (81) 8888.0000 ext. 5450

BUSCA TU ESPECIALISTA