COMPARTIR

Artículos de Salud

¿Suben las temperaturas? ¡Eleva tus precauciones!

10  Junio  2019

Dr. Francisco Marentes Martínez.  Especialista en Urgenciología.

El aumento de las temperaturas durante el último mes de la primavera y todo el verano suelen demandar cuidados específicos que eviten problemas de salud. Los golpes de calor, la deshidratación y las quemaduras de sol se encuentran entre los problemas más comunes entre la población, incluso pueden poner en riesgo la vida de una persona si no son evitados o tratados oportunamente.

A continuación, te mencionamos los cuidados básicos de prevención de cada uno de ellos, así como lo que debes hacer en caso de requerir atender una situación de este tipo.

Golpe de calor e insolación

Son situaciones distintas. Un golpe de calor ocurre luego de haber estado expuesto a altas temperaturas durante períodos prolongados de tiempo. El cuerpo pierde la capacidad de autorregular su temperatura, ocasionando falla en diversos órganos. La insolación está relacionada con permanecer mucho tiempo bajo el sol, lo cual también ocasiona problemas, como pérdida de sales minerales y líquidos, debido a la sudoración excesiva.

¿Qué hacer?

La insolación puede tratarse de manera relativamente sencilla, refrescando a la persona al colocarla bajo sombra y quitándole la ropa, observando si va estabilizándose su temperatura y presión arterial. Si no mejora, acude a recibir atención médica de inmediato. En el caso de golpes de calor, se trata de una emergencia médica y es necesario trasladar a la persona a un departamento de urgencias lo más pronto posible para recibir atención especializada y evitar complicaciones irreversibles.

Deshidratación

Si el agua, y algunas sales disueltas en ella conocidas comúnmente como electrolitos, se encuentran por debajo de ciertos niveles, comenzaremos a sufrir las consecuencias de la deshidratación. Busca ayuda inmediata en caso de mareos, respiración agitada, corazón que late muy rápido, ojos que parecen hundidos, falta de energía, confusión, irritabilidad, o desmayos.

Cuidado de la piel

Procura una rutina adecuada para proteger la piel de tu cuerpo del sol: hidrátala, y luego aplica bloqueador, cuyo efecto protector tiene una duración de cuatro horas. Después de ese tiempo debes reaplicarlo.

En cuanto al nivel de Factor de Protección Solar (FPS), algunos productos marcan menos de 30, lo cual resulta insuficiente hablando en términos generales. De 30 hacia arriba es un buen nivel de protección siempre y cuando a las cuatro horas el producto sea reaplicado. Si te es posible, consigue ropa que tenga FPS.

Recuerda que consumir suficiente agua natural (no bebidas alcohólicas, o muy azucaradas) es indispensable para asegurar una buena hidratación en los meses de altas temperaturas. ¡Cuídate y evita problemas de salud relacionados con el calor!

Contacto
Línea Directa Emergencias Hospital Zambrano Hellion
Teléfono: (81) 8888.0911

BUSCA TU ESPECIALISTA